Cicatrices

 Este tema va a dar para rato, tal vez escriba más de una entrada sobre esto, sin más introducción, quiero hablar de la violencia de genero. Pero no en general, de mi propia experiencia. Es fácil siempre opinar desde afuera (sobre cualquier cosa) y algo muy distinto es haberlo pasado y haber salido ¿A qué viene esto ahora? primer escrito… violencia de género, algo trillado hoy en día (al menos en Argentina lo es) y algo que da muuucho que hablar… ¿Por qué? Bueno, ya no recuerdo exactamente la fecha, pero en estos días, se cumpliría el aniversario de mi matrimonio. 3 años después de separarme, hay una herida que sigue sangrando y me dispongo a sanarla de una vez por todas. Ojalá mi experiencia y mi análisis de los sucesos puedan servir a alguien para encontrar una salida a una situación de violencia.

Antes de empezar la historia, quiero explicar algunos conceptos.
 Para evitar que se convierta en un choclo inentendible y no irme por las ramas, prefiero aclarar de entrada algunos conceptos que formule en mi cabeza después de mucho análisis y conversando mis experiencias y las de otros.
 La violencia, no es simplemente cuando te golpean, la violencia tambien es psicológica y puede ocurrir en todo tipo de relación. Parece tonto aclarar esto, pero no lo es. Muchas personas estamos acostumbradas al maltrato físico y/o psicológico desde muy pequeños y eso hace que naturalicemos la violencia, entonces de adultos cuando alguien nos insulta, nos levanta el tono de voz o nos agrede pensamos “son cosas que pasan”, pero NO, no deben pasar, mejor dicho, no debemos permitir que nos sucedan. Lo que es peor aún, si además de ser violentados, tampoco recibimos amor, creemos que el amor se expresa a traves de la violencia. Entonces cuando no se entiende, porque una persona soporta tanto maltrato y dice amar a la otra persona, este es el por qué.
 Las relaciones nunca se hacen de a uno (hablo de cualquier tipo de relación, no solo parejas), creo que cada uno tiene un grado de responsabilidad, siempre los dos cometen algún error y siempre los dos pudieron haber hecho algo distinto para que las cosas sucediesen de forma diferente. Pero el pasado no puede ser cambiado, pasó lo que pasó, de ahi en adelante solo nos queda recapacitar entender cuáles fueron nuestros errores, para poder corregirlos en el futuro y cuáles los del otro. Uno tiende a hechar la culpa a la otra parte y se olvidan que las relaciones son de a dos y que lo que el otro haya hecho mal, no tiene nada que ver con nosotros, no lo podemos cambiar, queda en esa persona (que seguro debe estar hechandole la culpa a uno) asumir sus errores y querer mejorar. Marcar SUS errores solo nos va a distraer de nuestra parte de la culpa, de nuestros errores, y si no enfrentamos esa responsabilidad, vamos a seguir cometiendo los mismos errores una y otra vez hasta enfrentarlos. Todos somos humanos, todos nos equivocamos.

Nunca creas que algo no puede sucederte, cuando menos te des cuenta vas a estar hasta las manos.
 Me casé a los 19 años, con un tipo que conocía poco y nada, hacía 2 años, de los cuales tuvimos 1 año de noviazgo. Un tipo que hoy entiendo estaba mal de la cabeza, al igual que yo por aceptarlo en mi vida, la relación estuvo mal parida desde un inicio. Yo no terminé con un novio y ya me estaba involucrando con el. Se pelearon por mi como si fuese un trofeo. Nuestra primera salida el tipo se emborracho y terminó en la calle gritandome obsenidades, aún así, seguí para adelante. Varias veces discutimos por tonterias que terminaban en insultos. Recuerdo una noche, estaba en su casa con sus amigos, el se fue a bañar, yo me quedé jugando videojuegos y cuando volvió, al gran estilo Sherlock Holmes, ató un par de cabos y concluyó que mientras el se duchaba yo tuve contacto sexual con su amigo, hoy en dia debe seguir 100% convencido de SU versión. La relación siguió. Hubo muchas mentiras de por medio, cada tanto me enteraba de un perfil de FB falso que usaba para contactar con otras mujeres (desconozco si haya pasado algo) que iba a fumar con sus amigos (en su momento era ENEMIGA N°1 de cualquier estupefaciente, pero aún así lo que me molestaba era la mentira, el “no, mi amor, no lo vuelvo a hacer”). En medio de una pelea en la que estuvimos a punto de romper, me propuso casamiento, acepte, y el universo me dio montones de señales de que era una mala idea, pero era muy cabezadura y no quise escuchar, me casé.
 La primera mala idea fue casarme, la segunda, llevarlo a vivir con mi madre (mi relación con ella era TERRIBLE). Al poquito tiempo de empezar a convivir sentí como la relación se iba apagando, el ya no mostraba el mismo interés, como si ya me tuviese asegurada. Se lo hice notar y repunto un poco. El quería salir a fiestas, emborracharse, eso no era lo mío, pero tampoco quería ser esas mujeres que tienen a su pareja como un perrito, “no hagas esto, no hagas lo otro, venís conmigo, no veas a tus amigos, etc”, y yo confiaba en él, asique le dije que se divierta, que no se lo iba a impedir. No paso un año desde que nos casamos y se encamo con otra mujer. Fuí una estupida, era el desenlace lógico, no? Esta fue la tercer mala decisión.
Aún así…. Seguí con la relación…

Mi alma se quebró, nunca volví a ser la misma y me convertí en un monstruo.
 Teniendo todas las obviedades frente a mi cara, no QUISE ver que me estaba engañando. “solo estoy hablando, solo la besé, solo la ví en la fiesta…”. Su amigo tuvo que venir a decirme “che, todas las veces que te dice que viene a mi casa, se va al hotel con la mina, yo ya no puedo seguir mintiendote” porque le seguía preguntando por él “¿ya se fue de tu casa? no me contesta, todavía no llego al trabajo”. Me costó aceptarlo, no quería creerlo. Todavía me duele recordar lo que sentí en ese momento, lo recuerdo perfectamente: sentí tener una ciudad armada con bloquecitos, sentirme feliz y orgullosa de eso y que de repente me la patean, volando las piezas por todos lados, sin aviso, sin piedad. Mi mundo se vino abajo. Lo llamé, lo insulté, nada de eso me sirvió para calmar mi dolor. Me fui de fiesta, me emborraché, estuve con otros hombres, tampoco sirvió. Incluso cuando yo sabia todo lo que estaba pasando, el siguió encontrandose con esa mujer, hasta llego a decirme en mi puta cara “solo me la estoy cog***”, incluso diciendole “me quiero matar” se tomo el trabajo de convencerme de que vuelva a casa mientras el “se iba a lo de un amigo”. Después de eso me volví obsesiva, instale un keylogger en la pc, lo iba a buscar al trabajo y volviamos juntos, si quería salir con sus amigos tenía que ir conmigo, todo era motivo de celos, todo era motivo de recordar lo que me hizo, lo que me lastimo. Despues de eso decidimos mudarnos juntos, empezar de cero… Me río de mi propia ingenuidad.
 Obviamente la relación mejoró un tiempo, ahora estabamos nosotros solos, sin la molestia de mi madre y supuestamente con los tantos arreglados. Pero no tardo mucho en desbarrancar. Seguía reclamando que me fue infiel, el se enojaba porque vivía del pasado y no podía perdonarlo. Sabía que eso nunca iba a sanar asique decidí tomar venganza. La verdad no soy buena mintiendo y el era un maestro de la mentira, en seguida se dió cuenta. Tuve algunos encuentros con un compañero de trabajo, el se sentia celoso pero todavía no tenia pruebas del crimen, cuando se entero, prometí que no iba a volver a hacerlo, me mostré arrepentida, me excuse tras lo que el me daño, que si yo no tomaba venganza no iba a poder superar lo que el me hizo y me perdonó. En ese momento justo comenzaron mis vacaciones, asique estuvo todo tranquilo. Cuando volví a trabajar, volvieron los problemas, celos constantes, tenía el Whatsapp web en su computadora y mientras yo trabajaba, el veia todo lo que chateaba. Recuerdo un día, llegue a casa despues del trabajo y lo primero que me dice al entrar “¿Quién te trajo?”.

Cuando se pasan ciertos límites, no hay vuelta atrás
 Los celos y la persecusión eran temas recurrentes. Antes de mi primer engaño no tenía interés en estar con otro hombre, pero el me llevo a serle infiel. Cuando todos los días te repiten “me estas siendo infiel” llega un momento en que uno se cansa y dice “ok, si me estas acusando todos los días de ser infiel sin motivos, mejor, te soy infiel y al menos tenes motivos reales”. Tenía cola de paja, el sabía que se equivocó y que en algún momento le llegaría la consecuencia, pero realmente, el provocó esa reacción. Si no hubiese sido por sus infinitos celos y taladrarme la cabeza todos los días, no lo hubiese hecho. Él nunca va a aceptar esto, es de esas personas que te dicen todos los días “va a llover” hasta que finalmente un día llueve y él lo predijo. Con esto no intento justificarme, me equivoqué, actué mal. Luego de que le dije que no iba a volver a pasar, volvió a pasar y el lo descubrió, revisó mi celular y leyó mensajes entre amantes. Me despertó tirandome el celular en la cara y con insultos. Estaba perpleja. Después de un rato de discusión, me tira el celular contra la pared, que por suerte sobrevive, igual que la maldita relación.
 Otras veces me agredió estando borracho, me insultó, me ahorcó. Era típico ir por la calle discutiendo y que pateara cosas y me gritara. También que me haga sentir mal conmigo misma, diciendome lo que sabía que era mi debilidad “gorda, estas llena de granos, la pasé mejor con ella…”, hubo ocasiones en las que estaba en la cama llorando y el no se inmutaba, para el era otra vez una escena, una molestia que su esposa este llorando, seguía con los videojuegos, como si nada pasara. No podía hablar con nadie por FB que me hacía sentir culpa e incluso llegó a ofrecerme como si fuera un pedazo de carne a las personas que me hablaban. Me humilló. En otras ocasiones me seguía cuando salía a la calle, sin que me diera cuenta, sospechando que me iba a encontrar con alguien, simplemente quería alejarme de el, salir a caminar un poco o incluso solo me iba al trabajo y cuando me daba vuelta, ahi estaba…
 Otra vez termine cayendo en la infidelidad, me sentía abandonada. Otra vez se enteró, me golpeó, me dejo varias marcas, pero me dolió más la humillación, sus palabras, que me haya escupido y llamado puta mientras estaba en el piso llorando. Corte relación, si, pero con este nuevo muchacho, no con mi marido. Pensaba que las cosas no eran fáciles, que estar en pareja se trataba de luchar juntos y superar todas las adversidades, pero no entendía de límites. Gracias a este último engaño dejo su trabajo, me culpó a mi, que el no iba a trabajar para que me gastara la plata con otros hombres. En ese momento mi sueldo alcanzaba para mantenernos, asique seguí adelante, solo le pedí que estudie o se ocupe de la casa, pero no, se la pasaba todo el día con la computadora y a penas se ocupaba de la casa.
 Hacía rato que esta persona ya no me respetaba y de eso no hay vuelta atrás.

Acá empieza lo peor, el tramo final.
 Un día, ya ni recuerdo porque estabamos peleados, yo no queria ni verlo, estuve tomando MUCHO alcohol, vuelve a la casa y automaticamente me voy, empieza a seguirme, pidiendo hablar, no accedo, insiste, no me interesa, entonces me amenaza con tirar al gato a la calle y que si le pasaba algo sería mi culpa y se va. Me doy media vuelta y con toda mi furia, un poco más vuelvo corriendo a mi casa, entro y lo primero que hago es intentar golpearlo, me ataja y empezamos a discutir. En mi estado de ebriedad tenía los sentimientos a flor de piel, sale el tema de su engaño, me brota la ira y otra vez intento golpearlo, pero esta vez, me devuelve un cabezaso, todavia conservo la cicatriz. Me quedé tumbada en la cama, me largué a llorar, me pidió disculpas, pero no fue capaz de decirme que la ceja me sangraba descontroladamente, a los 10 minutos gire mi cabeza y vi mi pelo y la cama repletos de sangre. Al otro día mi ojo estaba totalmente morado. No sabía que iba a decir en mi trabajo, se iban a dar cuenta… por supuesto que se dieron cuenta y me preguntaron si fue mi marido, lo negué, mi excusa fue patética.
 Otro día, estaba volviendo de la casa de unos amigos, ya era muy tarde, estaba cansada, lo único que quería era dormir. Empieza a preguntarme que iba a pasar con nuestra relación, le conteste que no sabía, que me deje en paz, ya estaba agotada de discutir siempre lo mismo, insistió, lo ignoré, hasta que me saca el celular debajo de la almohada y me lo parte con sus manos. Finalmente, tuvo que llegar a ese extremo para que lo heche de la casa, se fue amenazando con tirarse de un puente, les escribió a sus amigos, mas humillación, como si yo fuese la mala de la película, recuerdo que me pedian su número y tenia que explicarles que no tenía su puto número porque me destrozó el teléfono. Ya había pasado un año que el seguía sin trabajo, haciendo nada de su vida, sin casí salir de la casa más que para hacer compras (por lo que casi todas las conversaciones se reducian a videojuegos o discusiones). Ya había llegado a mi límite, o eso creía, y estaba decidida a terminar la relación. Esa noche sus amigos se lo llevaron, pero en seguida volvimos a hablar. Me daba pena, no se si lo hacía a propósito para manipularme o la estaba pasando mal… o un poco de ambas. Me pedía plata, venir a ducharse a mi casa, porque no tenía donde. Por algún motivo, quisimos intentar recomponer la situación, nos veiamos cada tanto. No tardó mucho en conseguir un trabajo y un lugar donde vivir y no tardamos mucho en volver a discutir. Ahora yo era un secreto para sus amigos.
 Para el día de mi cumpleaños acordamos pasarlo juntos, yo quería estar con el. Arregló todo para estar conmigo y que vayamos al cine. Ese día desde temprano empezamos a discutir, terminé diciendole que no venga, pero como ya había hecho cambios en su trabajo, etc, vino igual. Empezó a tocar timbre, le dije que se fuera, los vecinos empezaban a preguntar, les pedí disculpas y que no abrieran. Terminé abriendo yo para decirle que se vaya, que estaba molestando a todos los vecinos, pésima idea, se metió al complejo, entramos a la habitación y empezamos a discutir, le dije que queria que se vaya, le dije que ya había arreglado con otro hombre (TERRIBLE IDEA), que no queria saber nada de el, que no me importaba, ya no sabía como más pedirle que se fuera, lloró, se arrodilló, suplicó, lloré, lo insulté, seguí pidiendole que se vaya, amenazó con un cuchillo en su cuello y cuando menos me lo esperaba… se abalanzó sobre mí, me tiró al suelo y empezó a golpearme. Trate de cubrirme como pude, empecé a gritar, a pedir ayuda, el seguía golpeandome. Por suerte intervino una vecina y se detuvo, me sacó de ahí, me llevó a su habitación, me limpió y me contuvo, cuando me di cuenta de la situación, volví a mi habitación y lo encuentro revisando mi pc, y que volvió a romper el celular que había comprado recientemente, de lo cual, se rió. Intervinieron los demás vecinos y se fue, no sin insultarme y humillarme frente a todos. Al rato llegó una amiga a saludarme y me encontró con toda la cara magullada, casi en llanto. Me tranquilizó, me limpió y me llevo a la comisaria a hacer la denuncia.
 Pasé como una hora en la comisaria, cuando salímos, me acompaño a mi casa (estabamos a pocas cuadras) y vemos que el tipo estaba ahi esperando. Y en todo ese rato no había dejado de escribirme y llamarme. Uno de los mensajes decia “si nos tomamos un taxi llegamos al cine”. Volvemos a la comisaria y damos aviso, envían patrullas, no lo encuentran, de repente lo vemos pasar frente a nosotras, intenta acercarse a mi, mi amiga lo frena, “feliz cumpleaños” me dice. Esa noche vuelvo a casa de mi madre. Él me sigue llamando. Pasé todo el día de mi cumpleaños haciendo la denuncia, recién a la noche pude cenar con mi familia, al día siguiente, volví al trabajo, preferia distraerme con el trabajo. Cambie mi horario de trabajo por miedo, me convencieron de volver a vivir con mi madre, mi familia temía que ese loco pudiese volver a aparecer.

3 años después, las marcas aún estan.
 Por un tiempo no volví a saber de él, tuve que ir a terapia, todavía no estaba segura de divorciarme, todavía pensaba en un futuro con él. Finalmente entendí que debía hacerlo, me enteré que a los pocos meses de separarnos definitivamente se juntó con otra mujer, intenté pedir su dirección para el trámite, me insulto, al tiempo me la dió. En uno de mis cumpleaños me escribe “feliz cumpleaños”, cínico el muchacho, y me pregunta por los trámites del divorcio, le explico la situación y aprovecho a escribirle muchas cosas que sentía, para descargar la angustia (ya que vino a joder, por qué quedarme con las cosas atragantadas), no le pudo importar menos. Lo bloquee. Hace un par de meses me escribe por sexo… ¡¿QUÉ!? Lo ignoré. Hace unos días se me da por revisarle su perfil, sigue igual. De 10 posteos 8 son mujeres semi-desnudas y lo más fuerte es que veo que tuvo una hija. Me dió mucho asco y mucho terror por el futuro de esa criatura.
 Lo que más me duele de todo esto es no entender como pude llegar a ese punto, me pregunto que hice para merecerme todo ese daño, porque hasta lo que se, le dí todo lo mejor de mí a esa persona, lo amé sin límites, quise formar una familia y el me pagó con lo peor, sacó lo peor de mi. Como dije antes, acepto que cometí errores y también que no todo fueron momentos malos. Me duele todavía extrañarlo un poco, y que verlo me genere algo. Me duele que después de 3 años, después de hacer su vida y formar una familia, todavía tenga la necesidad de venir a joderme, ya esta flaco, seguí con tu vida, así como yo intenté seguir con la mía… intenté, porque no pude, porque todavía me duele, porque todavía lloro, todavía me angustia cada vez que recuerdo los insultos, los golpes, la humillación, la obsesión y por el contrario, me duele no poder recordar lo que es el amor. Y todavía tenés cara de venir a decirme feliz cumpleaños? de preguntarme si quiero c***? 2 semanas te costó encontrar un trabajo cuando deje de bancarte, 3 meses te tomo encontrarme un reemplazo, te pasaste 4 años por el culo, yo tardé 1 año en poder formalizar con alguien y no pude hacerlo funcionar, estaba muy asustada de volver a amar, todavía no logro salir de mi aislamiento, el que vos me generaste, le tengo miedo a los hombres, muchas veces hasta me dan asco, a veces me asusto cuando alguien hace un movimiento brusco con la mano, pienso que me van a pegar, como me asustaba de vos cuando levantabas la mano, y te enojabas por eso, como si fuera injustificado, me convertí en la peor versión de mi misma y me lo permitiste, y te regocijaste en mi miseria. “Ya vas a encontrar un reemplazo” te decía y me respondiste que solo querías estar conmigo… 3 meses te tomo, y me duele que 4 años se esfumen como si nada, sentir que no valí nada, ni una mínima disculpa, ni media disculpa de al menos reconocer que algo salió mal, o al menos un agradecimiento por los buenos momentos…
 Pero como dije, tampoco sirvé hechar la culpa al otro, yo se que también me equivoqué, que te permití entrar a mi vida, a pesar de todas las señales que me decían “este es el peor camino que podés tomar”, yo se que también era una persona rota, y 2 personas rotas nunca se van a poder sanar. Acepto que estaba mal de la cabeza y te permití tratarme como basura ¿pero saben qué? Hoy tengo la sabiduría para aprender de mis errores y perdonar los errores ajenos, no necesito sus disculpas, entiendo que es un pobre tipo que hace lo que puede con lo que tuvo, como lo hice yo también. No le deseo ningún mal, solo que obtenga lo que se merece, tal vez me dejo llevar por la bronca y la experiencia de ser padre lo ayude a redimir su pasado. No lo estoy justificando, porque NADA justifica que NADIE le levante la mano a otra persona, ahí se termina el respeto. Simplemente trató de comprenderlo como lo que és, esa persona que al fin de cuentas amé. Y a pesar de todo estoy agradecida, porque pasamos buenos momentos, porque de todo esto aprendí muchas cosas que hoy me hacen una mujer mas fuerte.
 A 6 años de haberme casado, hoy hago el divorcio emocional.
 Te perdono por todo el daño que me hiciste, agradezco las lecciones que me enseñaste…
y te digo Adiós…

Si llegaron a leer todo esto, WOW, gracias. Se hizo muy extenso, asique voy a dejar solo la anécdota y en otro momento hare otro análisis de todo lo que paso.
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s