La muerte del zorzal

Golpe a golpe, la sensibilidad rota.
Piedra tallada por lagrimas,
en evaporarse no demoran.

Avanza el hombre gris, impregnando todo a su paso,
sin pensar en su pasado, sin mirar a su costado.
Impenetrable su mirada, tosca la garganta.
Se atraganta con la amargura que la bebida tapa.

Aún allí dentro, una luz descansa,
avergonzada por los golpes y patadas.
Aún así, de vez en cuando se escapa,
conmocionada por la muerte de un zorzal,
vislumbrando que aún queda un poco de humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s